Metodologías activas: Presentando a Little Brigde

Las estrategias de Aprendizaje Activo surgen a partir del deseo de involucrar activamente al alumno dentro del aula, dejando el papel del profesor como el de un guía, apoyándose de diversos recursos que permitan la presentación de los temas de una forma atractiva, dinámica e innovadora.

 

 

Las estrategias de Aprendizaje Activo surgen a partir del deseo de involucrar activamente al alumno dentro del aula, dejando el papel del profesor como el de un guía, apoyándose de diversos recursos que permitan la presentación de los temas de una forma atractiva, dinámica e innovadora.

Se puede considerar al Aprendizaje Activo como una estrategia de enseñanza–aprendizaje, cuyo diseño e implementación se centra en el alumno al promover su participación y reflexión continua a través de actividades que promueven el diálogo, la colaboración, el desarrollo y construcción de conocimientos, así como habilidades y actitudes.

Se caracteriza por actividades muy bien estructuradas y retadoras, con la suficiente flexibilidad para adaptarlas a las características del grupo de aprendizaje e incluso a nivel individual y organizan para desarrollarse tanto en espacios presenciales como virtuales, o bien en combinación de los mismos. Por último, implican trabajo individual y grupal donde la información es compartida por parte de profesor y alumnos.

Características de una metodología activa

Participación de los alumnos Participación de los profesores:
Pasan de un rol de escucha pasiva al involucramiento activo en las actividades de aprendizaje (lecturas, discusiones, reflexiones, etc.) Diseñan las actividades de acuerdo a su disciplina y al momento curricular que viven sus alumnos.
Se involucran en procesos del pensamiento de orden superior tales como análisis, síntesis y evaluación. Adaptan la actividad de aprendizaje a las posibilidades y necesidades del grupo.

 

Aprenden en el diálogo y en la interacción con el contenido y desarrollo de competencias. Facilitan el proceso de la actividad cuidando la extensión y profundidad del conocimiento que se aborda.
Los alumnos reciben retroalimentación inmediata del profesor y de sus compañeros Retroalimentan de manera oportuna el desempeño del grupo y de los alumnos individualmente.
Se orientan al desarrollo de las competencias de los alumnos según la disciplina y nivel del curso.

 

Little Bridge es un recurso digital de nueva generación totalmente intuitivo y sencillo ideal para la enseanza del inglés en niños de 6 a 11 años, que va alineado a las metodologías activas 100%, dado que los alumnos se ven involucrados en actividades que enriquecen sus habilidades linguísticas pero tambien de analisis, sintesis e interacción. Enriqueciendo el aprendizaje de los  jovenes y aumentando sus capacidades de aprendizaje del idioma inglés.

Te interesa conocer más sobre Little Bridge y su metodología, da click aquí.

 

 

Acerca del Autor

admin